Ana y Ginés inauguraron su hogar en común y, con toda esa ilusión de generar espacios juntos, visualizar cada rincón y por supuesto negociar los mil detalles que se presentan, nos encargaron una de sus primeras piezas personalizadas: un sillón relax.
La verdad es que es todo un reto aunar dos gustos tan diferenciados como los suyos pero hay algo que siempre nos ayuda: acudir a las aficiones que comparten y ahí es dónde el cine nos ofreció el punto de partida (una vez descartada la de los libros, que era otra de sus preferencias). Añadiríamos a la tela de pelis otras que realcen la principal escogida y así generen su propio diseño personalizado. He aquí unas cuantas muestras a las que recurrimos.
La tela de pelis les fascinó, además tenía el aliciente de ir adivinando títulos míticos con la risa añadida de ver la cirugía estética particular que algunos hilos del tapiz habían hecho en las caras de los protagonistas (Los Hermanos Marx están genial pero los de Memorias de África igual no tanto). De ahí partió la idea de generar una habitación friqui, con todos esos elementos tan apetecibles que el mundo friqui nos ofrece: pelis, manga, juegos, etc.
Bueno, pues una vez elegidas las telas y aprobado el diseño, ahí es dónde desmontamos completamente el sillón y empezamos a destapizar y a limpiar y engrasar toda esa maquinaria y así se va haciendo el milagrito: primero marcar el objetivo y luego limpiar y transformar de dentro hacia afuera.
Y como suele suceder el sillón tomó un dueño natural y Ana es la que se deja caer en su sillón personalizado para dormir unas siestacas mediterráneas estupendas porque esta pieza además de estar renovada y retapizada, resulta muy cómoda. Con el tiempo el sillón se quedó en el salón y la sala friqui se reconvirtió en taller de scrapbooking porque para qué reducir tu lado friqui a una sala si puede ocupar la casa entera.
Esta tela nos ha dado grandes alegrías, para muestra dos ejemplos de trabajos hechos con ella.
Muchas gracias a Ana y Ginés  por las ganas de ver el mundo a su manera y de confiar en nosotros para llevarlo a cabo. Felices siestas!