A veces nuestro trabajo consiste en conocer el oficio y hacer realidad lo que quiere el cliente porque él/ella ya lo tiene muy claro: pintar su mueble en un color preciso. Existen casos en los que nos hemos negado porque no todo hay que pintarlo, quizás con ello estás restando valor o belleza a esa pieza. ¡Graves delitos se han cometido en nombre de la chalk paint! pero con equilibrio y observación te aseguras de que lo hagas sea para bien.

Las pruebas de color nos ayudan a que el tono sea el indicado, nos aseguramos de esta manera de que la imagen mental que tiene el cliente en su cabeza coincide con la nuestra y ya sólo quedaría ponerse manos a la obra.

Sillas de cruceta en tono madera natural

Constantemente nos llegan clientes con muebles estupendos pero que deciden pintar para crear su universo particular. Es el caso de estas sillas de cruceta nuevas, las cuales iban a conjunto con una mesa gris marengo con reflejos y al lado de ésta quedaban desabridas, sin gracia.

Detalle pintado sillas cruceta con reflejos

Trabajamos las pruebas de color y los reflejos para asegurar el diseño del cliente y obtuvimos esta maravilla.

Detalle respaldo sillas cruceta pintadas

Realmente el gris marengo es un color fascinante pero cuando además la calidad de la pintura es excelente se hace una magia especial.

No tocamos el asiento de ratán, no era un soporte adecuado para la pintura.
Antes y después sillas de cruceta pintadas. Ambas opciones son fabulosas.
Ambiente con silla de cruceta pintada con reflejos

Este tipo de silla admite muy bien una amplia diversidad de colores.

Pero realmente donde se aprecia un mueble pintado es en su ambiente, interactuando con otras piezas y generando la ilusión deseada. Aquí unas muestras.

Ambiente de cocina romántico con la silla de cruceta en blanco
Nuevamente la silla de cruceta en blanco en una evolución del estilo romántico con toques en cobre y madera.
Rincón de cocina con silla cruceta pintada en verde con efecto envejecido
Blanco y rojo para un comedor rústico-vintage precioso
Conjunto de mesa rústica y sillas de cruceta pintadas en varios colores para no aburrirse

Saltamos a otro tipo de mueble que nos demandan constantemente: el baúl. No sé las cantidad de arcas, baúles y cofres que hemos hecho pero desde luego merecen que les vayamos dedicando un post en particular. Normalmente o bien les practicamos una restauración clásica o les hacemos mil cosas y diseños distintos: entelados interiores, pintados, patinados, etc.

Hoy sin embargo os traemos un baúl de pino sólo pintado porque esto era precisamente lo que quería nuestra clienta y porque también nos gusta reivindicar la sobriedad sin artificios y dejar que los colores brillen por sí mismos. Un trabajo sin garipolas, como diría mi madre.

Antes y después baúl de pino pintado en verde hierba

Partíamos de un baúl de pino de diseño infantil que en otro tiempo había hecho su función pero que ahora ni había niños ni se los esperaba. Nuestra clienta tenía su pequeña galería para uso y disfrute particular: allí leía, escuchaba música o veía la puesta de sol. Se había convertido en su rincón mágico pero echaba de menos que el baúl que tanto servicio le hacía en su pequeño rincón estuviera más acorde con su realidad madura.

Baúl pintado en verde hierba

Nuestro trabajo consistió en encontrar el color que más le apetecía y pintar por dentro y por fuera. Ya está, simplemente, no añadir nada, sólo escuchar lo que ella quería y hacerlo.

Éste es el rincón perfecto de nuestra clienta ya con su baúl pintado.

Pero la idea del baúl de pino pintado sencillamente en un color nos merece un par de fotos de ambientes donde quede claro la buenísima idea que esto supone.

Baúl pintado para un dormitorio infantil

Un rosa y chimpún queda estupendamente incluso en un dormitorio infantil en dónde parece que a todo hay que añadirle mil puñetitas.

Baúl pintado en gris marengo

Otra opción más sobria pero realmente divina. Un toque oscuro, sencillo y bonito para tu dormitorio.

Baúl pintado en blanco

Y el clásico de los clásicos: pintado en blanco, el color comodín en decoración de igual manera que el negro lo es en el vestuario femenino.

Saltamos a otro color que nos ha dado muchas alegrías: el fucsia.

Cómoda de vestidor en fucsia y rojo

Nuevamente nos limitamos a seguir las instrucciones de nuestros clientes, en este caso, Anaïs, fotógrafa y esteta afincada en Murcia, tenía realmente claro lo que quería.

Los tiradores remataban el diseño
Queda estupendamente

En Cartagena también hemos repetido la fórmula: cómoda pintada en fucsia, esta vez para un dormitorio infantil en Cartagena.

Antes y después de cómoda de pino en crudo pintada en fucsia.

Cambiamos de tercio nuevamente: en esta ocasión una mesa redonda pintada. Aunque este trabajo incluyó también la desinsectación y la restauración, nos sirve muy bien para mostraros otro tipo de muebles a los que le sienta genial la pintura.

Siento debilidad por las mesas redondas, para mí es una de mis claves decorativas para cualquier ambiente. Aquí el antes, cuántas de éstas habrán ido a la basura!

Este tipo de muebles que imitaban la caoba y que fueron taaaan repetidos en la época presentan unos tintes muy agresivos, es necesario trabajarlos de otra manera para contenerlos correctamente.

Trabajo de desinsectación, restauración y pintado en dos colores para dejar completamente renovada esta mesa por muchos años más.
Antes y después desinsectación, restauración y proceso de pintado mesa redonda destinada a la cocina.

Este mueble, como tantos otros, cuenta con la particularidad de haber pertenecido al hogar familiar de nuestra clienta. Ella, con buen ojo, no sólo quiso seguir conservando uno de los muebles que la han acompañado desde niña sino que también supo darse cuenta del potencial decorativo.

Y así quedó en su cocina.

Ni que decir tiene que el color blanco es trending topic en estas mesas y los ambientes que se generan con ellas son fabulosos.

Ambiente con mesa redonda pintada en blanco
Decoración vintage con mesa redonda pintada en blanco para generar un comedor de lo más moderno
Un toque de color para otra mesa redonda recuperada
Turquesa y sillas pintadas para un ambiente romántico y relajado

Sólo pintar sigue siendo una opción ganadora en la restauración decorativa, ahora queda que te animes o que lo tengas en cuenta cuando sea el momento de cambiar tu hogar.

Seguimos amarquimizando, que ustedes sean felices.