Las Amarquimias de Reyes para nuestros sobrinos

Arrancamos este post nº 101 con unas Amarquimias que salen directamente desde nuestro corazón y son las que hemos hecho para nuestros sobrinos y sus majestades mag@s de Oriente les han traído estas Navidades. Lo siento, grandes fabricantes jugueteros del mundo, lo que hace la creatividad, el amor y unos trozos de madera no lo supera ningún juguete que venda ElCortInglé ni Toisará ni ná de ná.

Este mes de diciembre hemos llegado a un punto en el que parecíamos la Diosa Shiva porque creo que nos salió algún brazo extra para amarquimizar todo lo que teníamos en marcha, aún así, mi señora madre y abuela de dos polluelos nos dejó caer el encargo de una cocina de madera artesanal, ¿y cómo le dices que no? Javi se tomó el reto muy a pecho y construyó una cocina con un montón de detalles. Nosotros también les hicimos unas sillas y aquí tenéis algunas fotos robadas del día de Reyes, no pudimos dedicarle una sesión en condiciones pero seguro que lo entiendes, ¿verdad? esto fue lo que captamos el día de la entrega.

El punto de partida de nuestro regalo (las sillas) era una pareja de asientos de reciclaje igualitos pero nuestra sobrina tiene unos 4 años para 5 y el pequeño tiene 1 y poco, así que al benjaminillo le iba genial de altura pero a la otra, pues no. ¿Realmente crees que eso puede ser un problema? ideamos unos zapatos con sus correspondientes calcetines construidos con madera de palet para hacerle unas patas zancudas a la silla y así elevarla de altura.

Por supuesto, las sillas se volvieron a pintar, creamos unos asientos nuevos y los tapizamos, de manera que allí no había ni rastro de una vida pasada, todo era renovado.

La verdad es que las sillitas fueron una sorpresa para los niños y para los mayores. No obstante, la cocina de madera ya fue la bomba: el punto de partida fue una mesilla de noche vieja, tableros de embalaje reciclados, tapas y tapones de reccilaje también y por supuesto, madera de palet. Atención, le pusimos hasta luz al horno.

La rematamos con un juego de accesorios de cocinita de estos que venden en los chinos y dos pañuelos míos que me regalaron cuando era pequeña a modo de trapos de cocina.

Mi sobrinilla pasa buena parte del día entre mujeres que cocinan: su mamá, su abuela Loli y ahora mi hermana que ha retomado su sueño de estudiar hostelería y ha vuelto a estudiar, de manera que ella jugaba la pobre imitando a las mayores con lo que pillaba y ahora tiene su propio espacio.

El puntazo fue cuando ella se dio cuenta de lo bien que le venía la silla para su cocinita nueva e hizo su propio conjunto de regalos al servicio de su juego.

Queridos niños, que disfrutéis de vuestro juego sagrado. Y a los mayores, que no se os olvide jugar nunca. Un beso y feliz año!

By |2019-03-28T18:05:55+00:00enero 12th, 2016|ENCARGOS, JUGUETES, NIÑOS, RECICLAJE, RESTYLE, TAPIZADO, Uncategorized|0 Comments

About the Author:

Creativa de nacimiento y emprendedora de convicción. Mi vocación es ser disoñadora y junto con mi compañero Javi Vidal lo aplico diariamente a la restauración y tapicería de muebles para crear nuestro particular Mundo Amarquimia.