Nos apetece mostrarte tres trabajos muy diferentes en los que hemos empleado materiales de reciclaje y esto (creemos) le da más valor si cabe. Curiosamente estos fueron de nuestros primeros trabajos y han pasado ampliamente el test del tiempo: después de más de 10 años no cambiaríamos.

1.La mesa de exterior

Te pongo en contexto: ático de un edificio antiguo del centro de Cartagena, perfectamente podía tener casi dos siglos en su haber. Terraza magnífica con sol mediterráneo infernal, aire cargado de sal y humedad, el mar está cerca…La mesa tenía que ser especial, los gustos de nuestra clienta lo son, mucho, el tamaño adecuado, el toque adecuado, y que durara.

La estructura la teníamos clara: pletina de hierro, macetero en el centro, base del macetero de quita y pon. Los colores también: rojo carruaje.

El punto fuerte lo trajo el sobre construido con auténticos azulejos de los años 70 y los caracolillos añadidos a las patas desde una reja antigua restaurada y pintada en dorado.

Y así quedó nuestra mesa de exterior para desayunos, aperitivos, vistas de procesiones cartageneras o cualquier otro uso que pudiera tener en una terraza del centro de Cartagena con vistas a la plaza San Francisco.

Posado final. Uso de materiales de reciclaje: 70%

2.El pupitre infantil

Javi llevaba en mente desde hacía tiempo la idea de construir un pupitre infantil con un acabado tosco, que te lo pudieras imaginar en la serie La Casa de la Pradera sin desentonar y, si además se podía realizar 100% de material de reciclaje, mejor.

Después de descartar diversos diseños por resultar demasiado bien terminados (no es coña), dimos con una estructura de un solo apoyo de la que salían las patas, dulcificamos la madera de palet con el color y añadimos un dibujo tribal para llamar la atención de los pequeñajos.

El enamoramiento fue instantáneo.

Este conjunto de mesa y silla lo ideamos como un prototipo pero lo compraron desde Huelva para los Reyes de aquel año. Materiales de reciclaje: 95%

3.La mecedora doble MCT conmigo.

La joya de la Corona, una de las pruebas iniciáticas que nos llevó a convertirnos en Amarquimia. La mecedora que aguantara bien el vaivén y el peso de dos personas construida 100% de reciclaje.

Este Frankenstein está construido con elementos de reciclaje de lo más variopintos, a saber: brazos de un sofá, patas de silla, respaldo de una mecedora, madera de palet y el palo de una fregona. Todo debidamente restaurado y ensamblado recibió la pintura como agua de mayo.

Prueba de las dos personas superada

La mecedora se encuentra en una casa de veraneo en el Mar Menor. Materiales de reciclaje empleados: 100%

Os animamos a mirar más allá, encontraréis buenos materiales para reaprovechar en vuestros proyectos. Un saludico amarquímico.