El irresistible encanto de las mesillas clásicas decapadas: dos amarquimias para demostrártelo.