//Tres encargos, tres historias.

Tres encargos, tres historias.

Entre otras muchas cosas, julio nos trajo tres encargos muy diferentes que han requerido un trabajo muy distinto para cada uno de ellos. Es curioso como siempre los muebles que trabajamos traen historias aparejadas, algunas muy sencillas y bonitas, otras que parecen culebrones (verdad verdadera) ¿será porque ya tienen algunos años? ¿será porque de las pequeñas anécdotas nosotros le sacamos una lectura fácil? de una manera o de otra, lo que está claro es que nuestras amarquimias no son como comprar el mueble en la tienda y ya está.

1. El mueble de baño de reciclaje tipo Romi: la inspiración está en cualquier parte.

Los padres de Javi tenían en un baño de patio un mueble Romi (los tienes que conocer, eran un clásico de los 70: tres puertas de espejo y una luz arriba), el caso es que estaba el pobre más p´allá que p´acá después de 40 años de servicio. Este novio mío, que le gusta arreglarlo todo, en una de sus visitas al baño y con la inspiración que le llega a uno en esos momentos de relajación, decidió que ya era hora de cambiar el mueble. Cogió el Romi y recuperó lo que podía de él (2 espejos y la pantalla de la luz de arriba, que es lo que lo distingue) y construyó un nuevo mueble con madera de palets. El resultado final nos parece muy chulo y ahí están sus padres un tanto sorprendidos por el cambio.

Moraleja: de una cosa vieja siempre se saca algo, pendeja.

2. Restauración clásica: mesa antigua pino Canadá.

Es una pena que no tengamos fotos del antes porque podrías ver el cambio y también cómo un mueble puede aparentar estar hecho un desastre y recuperarse con una buena restauración. La mesa en cuestión es una antigüedad familiar que, como todos los muebles familiares y todas las familias, pasó una época un tanto oscura: en aquellos años donde la modernidad se abría paso con muebles un tanto regulares, las piezas familiares de toda la vida acababan en patios, trasteros, gallineros o en la mismísima basura. Nosotros no nos peleamos con la idea de que en aquella etapa de los 70-80 se tiraran tantos muebles familiares de buena calidad para sustituirlos por formicas y compañía, entendemos que España necesitaba un cambio profundo y quizás había que empezar por darle la espalda a todo lo anterior que pesaba tanto y una de las maneras sociales de hacerlo era comprando muebles modernos y tirando los antiguos. El caso es que esta mesa ha sufrido el destierro a la intemperie y sospechamos que de lugares peores dado su estado. Nuestra clienta la recuperó de manos de su hermano y quiso darle otra oportunidad para la mesa de comer de su casa de la playa.

El criterio de restauración fue recuperar la mesa de la manera más natural posible y dejar visibles sus marcas de vida. Nos centramos en reconstruir y consolidar los trozos que le faltaban y partes deterioradas: el culo de uno de los cajones con un tablero de madera de la misma época que la mesa , los destrozos de la carcoma y una cuña profunda en el tablero que los xilófagos habían devorado. Gracias a una lija fina y una nutrición profunda con aceite de linaza, la madera recuperó su salud y su viveza. De hecho, te contaré que estas maderas son muy poderosas, tienden a escupir tintes y barnices y no permiten que los xilófagos las ataquen ¡salvo! oh Dios mío ¡salvo que pierdan su resina y se conviertan en maderas frágiles y pobres!

Finalizamos el trabajo añadiéndole unas ruedas para que sea más funcional y se pueda mover con facilidad.

Moraleja: si una madera es poderosa, aún maltratada durante muchos años, con cariño y cuidados volverá a ser hermosa. Entérate, pendeja.

3. Cabecero transformado en verde: nunca es tarde para probar cosas nuevas.

Nosotros hacemos algunos trabajos para una tienda de decoración de Cartagena, este es uno de ellos. Los dueños del dormitorio no son clientes naturales nuestros en el sentido de que ellos se han decantado siempre, para cambiar la decoración de sus espacios, por asesorarse con decoradoras y comprar muebles nuevos y telas a medida. Peeeeeero el mundo está cambiando y gracias también al programa de Chus del Canal de Casa, un montón de gente más conservadora está abriendo los ojos al campo de la recuperación de muebles. De esta manera, los clientes finales, bajo el asesoramiento de las decoradoras, tuvieron la experiencia de comprar por primera vez en un rastro (el cabecero es un resto de serie nuevo, ni siquiera es de segunda mano pero oye, por algo se empieza), ellos lo vivieron como algo muy atrevido y que nunca habían hecho antes. Nosotros le personalizamos el cabecero según las instrucciones de la tienda de decoración K-Decor, y, tenemos que decir que han acertado con el color totalmente porque es chulísimo y se va a poner muy de moda.

El dormitorio no está como en las fotos porque la nueva decoración, de la que el cabecero forma parte, la instalaron posteriormente.

Moraleja: nunca es tarde si por reciclar se empieza, pendeja.

Hemos vuelto a la faena, nos vemos cada semana por aquí. Feliz mes de agusto!!!!!!

By |2024-02-09T12:42:53+01:00agosto 4th, 2015|Uncategorized|Comentarios desactivados en Tres encargos, tres historias.

About the Author: