Decoraciones maravillosas para cuatro pelis de amor

En esta semana sanvalentinera os traemos imágenes de los decorados perfectos de cuatro pelis con historia de amor: Memorias de África, Amelie, Sexo en Nueva York y Bajo el sol de la Toscana ¿te apetece soñar un poco con esos magníficos y tan diferentes espacios? pues adelante.

1- Memorias de África.

Yo tenía una granja en África… Así empezaba la peli y ya no podías parar hasta que terminaba, con todo el dolor de nuestro corazón de que estos dos no acabaran juntos (Oh my God! he hecho un spoiler, pues mira, quién no la haya visto después de tanto tiempo, ya tiene delito), peeero ya se sabe que los aventureros es lo que tiene, que no se quedan en el mismo sitio y son de amores intensos pero a raticos, no nos vayamos a apegar…

Ains qué pareja!

En fin, nosotros volvamos a la granja y aledaños. El caso es que llegaba nuestra heroína a Kenya con su marido allá por los años 20 y se instalaban en un granja. Como suele suceder en estos sitios, está todo por hacer pero Karen viene con todo su ajuar desde su Dinamarca natal y ya como que las cosas son más fáciles ¿no?

La granja original que emplearon como casa de los Blixen perteneció a la viuda del presidente Jomo Kenyatta, primer ministro y presidente de Kenya
El antes del salón…
y el después.

Y en estos años 20 en los que la Bauhaus y compañía todavía no había pegado el petardazo que cambiaría todo el concepto arquitectónico y de amueblamiento, Karen decoró su casa con un estilo muy europeo, con influencias francesas e inglesas: maderas nobles, tapicerías de flores, visillos y cortinas pesadas…

Estos suelos con alfombras y tapicerías es posible que no fueran muy prácticas para aquel ambiente pero hacían que Karen se sintiera en su hogar y a nosotros nos encanta ver los espacios grandes tan bien decorados. No puedo evitar fijarme en este señor tan de la sabana, sentado en el sofá después de andar por esas carreteras de tierra y sin quitarse las botas, qué le voy a hacer, pienso en quién lo va a limpiar. Pero ya estoy restándole todo el romanticimo a la historia ¡vamos a lo que vamos!

Aquí empezamos a ver más el toque colonial mezclado con modernismo tardío
Y Karen en su escritorio, un ambiente maravilloso perfectamente reproducible en una casa actual
El dormitorio con mosquitera y muebles en blanco nos devuelve un escenario decorativo precioso. Influencia francesa en colores neutros para copiar.
Aquí con el marido, ya se sabe que estos eran más de hablar.
La cocina era una divinidad, minimalista-rústica a más no poder, básicamente un espacio de trabajo funcional para la época que trataba de recrear pero maravilloso para las que lo vemos ahora.

No obstante, la fuerza decorativa a reivindicar en esta historia está en los exteriores, obviamente casi toda la vida se haría fuera y buena parte de la peli sucede en este entorno natural idílico.

Muebles de teka, ratán y fibras naturales que soportan muy bien las condiciones exteriores
Butacas modernistas que se han convertido en un clásico de nuestros días.
Y esta historia de amor tan bien decorada va sucediendo…
El gran porche con hamacas de caña, bambú y ratán para recibir y despedirse, así todo el rato.
A mí esta mujer siempre me resultó de lo más interesante.
Nuestro galansote
Y para despedir esta peli, momentazo del lavado de pelo más sensual de la historia.

Memorias de África es una cinta maravillosa que nos ofrece además una recreación decorativa y de vestuarios muy inspiradora para acompañar a una gran historia de amor.

2. Amelie.

¡Cambio de tercio! dejamos África para irnos a París en el modo más vintage y saturado (en cuanto a fotografía ¡ojo) que nos ha ofrecido el cine.

El mundo Amelie es delicado, preciosista, mágico y bien decorado, quizás es un ambiente al que nos gustaría trasladarnos de vez en cuando porque las cosas parecen más sencillas en él y la bondad y el amor triunfan sobre las malas intenciones.

La casa de nuestra prota está saturada de colores intensos: rojo, ocre, verde… (fijaos en los cuadros naif sobre la cama, lo mejor del dormitorio)

Rojo y azul…(lámparas vintage con pantallas forradas, lo más de una casa en este estilo)
Cortinillas de abalorios…
Tapicerías, adamascados y terciopelos completan el look boho-vintage de Amelie
Pero si me tengo que quedar con algo es con la cómoda antigua de madera del baño. Estamos muy a favor de recuperarlas y ponerlas por toda la casa.
Las ventanas tan bonitas, teatrales, con ese toque decadente que nos encanta
Ventanas con falta de restaurar pero que quedan tan bien…

Salimos de su casa y nos vamos a otro entorno conocido: su lugar de trabajo

Mucho rollo años 50
Una decoración perfecta para encontrarte con tu amor
Este escenario corresponde a la cafetería Des 2 Moulins en París, un lugar muy visitado
El metro también nos devuelve ese aire vintage y naif que rodea toda la peli.
Y allá que se van estos dos hechos unos locos sin casco ni nada a celebrar su amor por las calles de París.
Un bisou

3. Sexo en Nueva York.

Otra vez cambio de tercio radical para irnos detrás de Carrie en sus aventuras y desventuras amorosas con el tonto este de Mr. Big

Carrie en su vestidor original
Uy qué lío tengo, amiga, estoy con el cambio de armario que no me aclaro

Por una parte, está su apartamento, que lo conocemos durante toda la serie igual, que yo creo que no le echa ni una manica de pintura pero nos parece igualmente muy mono.

Dormitorio abierto al salón, poco más que destacar: un suelo bonito, un color de pared verde vahído bonito…
Muebles estilo nórdico mid century (muy chulos), con una alfombra que no le va nada y unos toques decorativos con lámparas y cuadros sin colgar que me gustan.
La cocina, para lo que la ha usado, bien se la podía dar al vestidor.

En fin, un apartamento de muchacha ocupada que iba pa´arriba y pa´abajo con sus amiguis y que tampoco tenía necesidad de remodelar.

Recreación del plano del apartamento de Carrie realizado por Iñaki Aliste Izarralde

Pero ya metidos en la peli decidió remodelar su apartamento que, por lo visto, la tenía ya muy aburrida.

Salón-dormitorio comunicados
Tocador de espejos muy art-decó

Siguió manteniendo el plano, que es por cierto lo que más me gusta pero esta vez cambió suelos, color de las paredes, muebles y cortinas para conseguir un aire mucho más sofisticado con algún guiño boho.

El amor, lo que nos trae aquí hoy

Pero la evolución es rápida y su aumento de necesidades de guardarropía también y su historia de amor con Mr Big necesita de una casa mucho más adecuada.

Esta boda no le sale bien pero los estilismos son dignos de mencionar.
Ya el vestidor solamente te deja noqueada, qué locura, es como un sueño.
Mira que les costó a los muchachos terminar de cerrar el trato
El salón resulta muy equilibrado pero un poco frío para mi gusto, no obstante los tapizados y los colores devuelven un espacio armónico y sintonizado
Rincón del salón, quizás me resulta un poco oscuro y cargado pero sigue la linea armoniosa del resto de la decoración
El comedor. Las estanterías en blanco iluminadas son muy fáciles de reproducir en tu hogar. Remata con una tapicería muy art-decó y lámpara del mismo estilo
Un buen entorno para el amor
En esta cocina para que se usa un poco más. Conjunto mid-century en el centro y estilo minimalista y moderno para toda la carpintería. El alicatado es lo que añade la fuerza decorativa, si no fuera por él, sería una cocina bastante sencilla
El dormitorio es muy chulo, contrastando la tapicería del cabecero alto con el papel pintado y las ventanas a ambos lados.
Y la entrada, para mí es preciosa, perfecta y etérea.
El papel pintado le da mucha profundidad al espacio pero resta luz, las dos lamparazas a ambos lados y la altura de los techos equilibran ese aspecto.

Pues nos dejamos a Carrie ya colocadita y arreglada con su amor esquivo que le ha dado tormento durante más de 10 años para irnos a otra peli, donde se celebra el amor de la protagonista a sí misma, como tiene que ser!

4. Bajo el sol de la Toscana.

Fotaca de Frances Mayes, autora del libro, con su alter ego en la ficción, Diane Lane. Esta historia está basada en su propia experiencia.

Acabamos nuestro post de hoy en el Mediterráneo, en un paisaje idílico con la recuperación de una villa de ensueño: Bramasole en la peli y Villa Laura en la realidad (se alquila, por cierto). Pero antes de eso, es digno de mención lo que hace que la prota se mueva miles de kilómetros para cambiar de vida: el caso es que ella andaba un poco aburrida, saliendo de un divorcio y abandonando su proyecto de vida hasta ese momento.

Su proyecto de vida tenía un piano y, claro, yo entiendo que dé pena decirle adiós a todo esto

Entonces Frances deja la casa con el piano y se va a un pisucho un poco triste que no la inspira ni nada. Y ya se sabe que una escritora sin inspiración poco futuro tiene. Total, que deja atrás el piano, el pisucho, lo vende todo, hace las maletas y se pira a la Toscana. Ese es el tipo de plan que tu madre no vería bien porque tiene muchos flecos por resolver pero, claro, es escritora y necesita inspiración.

Anuncio de la inmobiliaria

Ya ella en su Toscana, ve un anuncio en una inmobiliaria de una casa estupenda. Que digo yo, que el que tuviera un dibujo en vez de una foto la tenía que haber echado para atrás, a saber cómo estaría la casa, pero ella es que es escritora y necesita inspiración, que no se nos olvide.

Las ovejas siempre han dado mucha inspiración, esto lo sabe todo el mundo.
Frances entando a su villa estilo mediterráneo.

Total, que se compra la casa y, claro, cuando entra, le da subidón pero luego, igual no es todo tan perfecto.

Colores ocre en las paredes, suelos y paredes rústicos, mobiliario de distintas épocas mezclado
Esto me va gustando más
Damajuanas de vidrio soplado en la bodega de puertas modernistas

Yo la entiendo muy bien, a mí me encantan este tipo de retos (con tiempo y dinero, si no, son un suplicio), tocaba hacerle alguna reformita a la casa.

Obreros típicos toscanos traabajando los paramentos de piedra
Escritorio antiguo chapado en madera de raíz
Araña de cristal antigua, una verdadera joya.
Estuco sin restaurar de las paredes, cama de hierro antigua y armarios de madera muy altos.
Paredes con decoraciones típicas de villas y palazzos, muebles grandes de madera y butaca-trono antigua de pan de oro.
Baño con sanitarios antiguos. Se agradece una buena ventana.
Frances recibiendo la inspiración

Tuvo suerte y los albañiles le salieron buenos y a ella le fue llegando de nuevo la inspiración y se puso más guapa y hasta le salió un novio por ahí.

Pero lo mejor fue cuando ella se abrió a sí misma y al exterior de la casa y aprovechó esas magníficas oportunidades que ofrecía su jardín

Frances haciendo una fiesta toscana, que es como las demás pero con monjas

Brindamos por el amor y por las cuatro oportunidades que nos ofrecen nuestras heroínas de disfrutar de sus historias y de las decoraciones que las rodean.

Que sean ustedes muy felices.

By |2019-03-28T18:05:25+00:00febrero 12th, 2019|Uncategorized|0 Comments

About the Author:

Creativa de nacimiento y emprendedora de convicción. Mi vocación es ser disoñadora y junto con mi compañero Javi Vidal lo aplico diariamente a la restauración y tapicería de muebles para crear nuestro particular Mundo Amarquimia.

Leave A Comment