Mañana cumplimos 1 mes de nuestra salida del armario como Amarquimia y 1 año desde que echamos el pie derecho al camino decididos a iniciar este proyecto. Esta semana hemos colgado este cuadro en el taller, una imagen que nos encontramos casi al principio en uno de los agujeros en los que de vez en cuando nos metemos, y allí entre la oscuridad, descubrimos su sonrisa. 

Me gusta su hermosura, su aire de artista de cine antigua, su serenidad, sus labios rojos…En este tiempo del que os hablo también ha habido muchos ratos de dudas y de estrés, de inseguridad y tristeza y en alguno de esos momentos hemos creído ver que nos guiñaba un ojo y nos decía “achos, p´alante”

El balance de este año es muy bueno y tenemos tantos cambios y proyectos en cola como para volverse locos, así que aquí la madrina, Javi y yo nos agarramos fuerte, invocamos a los espíritus de la Amarquimia y te invitamos a que te subas a nuestro carro. Ojito, que vienen curvas 😉