Lo primero, disculpa la ironía del título, suelo recurrir a ella en busca de consuelo cuando algo me toca las narices. Para quien no me conozca, yo me llamo Ángela y hoy Día Internacional de la Mujer, he de confesar que tengo muchos miedos. Aquí con todo lo emprendedora y grandota que me ves, soy una mujer de mucho mundo interior pero poco mundo exterior, así que noticias como las de las dos mujeres jóvenes asesinadas en Ecuador me tocan muy dentro pues se alían con mis fantasmas.

Muchas mujeres de mi generación y bastante más las de las anteriores llevamos oyendo lo peligroso que es que una mujer vaya sola por el mundo, haga esto o lo otro sola, vuelva sola de noche, viva sola, tome un café sola en un bar…Si va con una amiga, van solas, si van 3 amigas, van solas, si van 4 amigas, van solas…Solas, solas, solas, ¡solas! ¿En qué momento dejó de ser bueno estar sola?

A este 8 de marzo, día Internacional de la Mujer, yo lo llamaría Día de la Visibilidad de la Mujer, os invitaría a hacer de este mundo un lugar más femenino, con vuestra presencia y vuestros deseos, no en competencia con el hombre, que anda en confusión permanente como muchas de nosotras.

Mi granito de arena en este blog va a consistir en recuperar dos posts de mujeres que iniciaron sendos viajes en soledad y en el transcurso de los mismos, alternaron tramos sin compañía y otros con ella. Me agarro como una fiera a estas dos historias personales y entregadas porque ellas alimentan la Ángela que trabajo cada día por ser y revelan que hay muchas mujeres en el mundo que viajan solas y vuelven con increíbles relatos que contar. Creo en el sentido común guiado por un corazón limpio y limpiado cada día y en ser consecuente con uno mismo, si viajas, si te mueves, sola o no, existen riesgos a asumir. Pero no me quiero creer que viajar sola tenga como cruz de la moneda graves peligros amenazantes. Me alegro de que María y Cristina no se lo hubieran creído porque de haber sucumbido a los cantos de sirena agoreros, se hubieran perdido una de las experiencias más gratificantes de sus vidas.

Mujeres, no demos pasos atrás, menos por miedo. Ahí van las voces de María y Cristina.

Emociones de una peregrina: mi Camino de Santiago a solas durante 40 días y 944 kms.

Camino de Santiago

María terminó su trabajo en el que estuvo casi 9 años y como broche final a una vida, se fue a solas a hacer el Camino de Santiago. Anduvo unos 40 días y se hizo 940 kilómetros en total, ¿te apetece saber un poquito más de esta historia y ver algunas fotos de su Camino? pero ya te cuenta ella?

Hola, qué tal? Me presento: Soy María y estoy encantada de compartir contigo unas palabras, aunque reconozco que me ha costado sentarme a relatarte algo tan personal e íntimo para mí como ha sido mi Camino. Es la primera vez que escribo en un post, intento hacerlo simplemente divertido, pero lo siento, no me sale. Hay mucho de mí en estas palabras y espero puedas/sepas valorarlo…LEER MÁS

Mis 15 días en México: un baño de fuerza femenina (por Cristina Martínez Ardil)

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

¿Alguna vez os ha ocurrido que queríais hacer algo importante pero pasan muchas cosas que hacen que estés a punto de abandonar lo que deseas? Pues así inicié mi viaje hacia tierras mexicanas, un cúmulo de sucesos que hacían que replanteara mi viaje una y otra vez. Como el ingreso la noche antes de mi abuela en el hospital, el planear quedarme una semana en casa de mi amiga María que casualmente dejó de vivir allí y, antes estas noticias repentinas, tener que cambiar toooooodos los planes en México. me llamo Cristina y éste ha sido mi especial viaje a México...LEER MÁS

Mujeres, hombres, pasen ustedes buena semana, solos o en compañía, como les dé la santa gana pero felices ¡ea, buen día!